Fabricación Chilena

Infórmese

Todos nuestros equipos están dotados de completos, simples y efectivos sistemas hidráulicos que permiten operar en distintas condiciones y requerimientos de profundidad y diámetro.

Los equipos de nuestra fabricación, utilizan como método de perforación la rotación directa; es decir; mediante un cabezal de perforación, que transmite el giro a la barra de perforación y broca, permiten perforar distintos tipos de terreno, cortando y triturando el material.

Mediante la inyección de fluidos de distintos tipos por el centro de la barra de perforación, es posible la remoción de sedimentos hasta la superficie, retornando el sedimento por la parte anular entre la barra de perforación y la pared del pozo. Permitiendo un avance rápido y seguro según el tipo de material que se busca perforar. La inyección de los fluidos se realiza mediante bombas (normales, de líquidos densos o en su defecto bombas de lodos).

La perforación de distintos materiales exige mezclas de perforación que se logran añadiendo distintos tipos de productos al agua, este, como único método de limpieza es de vital importancia para una correcta y rápida perforación. Dentro de los productos que se añaden al agua destacan la bentonita, aditivos de perforación, entre otros.

De igual manera, el uso de las brocas y herramientas adecuadas marcan la diferencia en velocidad y avance según tipo de material que se busca perforar.

La mecánica de perforación se basa en el corte por cizallamiento o desgaste por abrasión. Este efecto se produce mediante una herramienta (broca) de corte o trituración combinando presión/peso sobre la formación que se busca perforar, y un movimiento rotativo, al tiempo que un fluido limpia, transporta y extrae los sedimentos perforados hasta la superficie.

El sistema de rotación permite trabajar de manera segura y cómoda distintos tipos de formaciones, tales como; arcillas, greda, arena, rocas sedimentarias calcáreas y otras formaciones, con velocidades cercanas a los 15 metros diarios de perforación, velocidades que están sujetas a experiencia del operador, tipo de broca utilizada, y por supuesto a los fluidos utilizados. Por otra parte, y no siendo menos importante, es comprender que existen limitaciones, que están dadas en gran parte por la composición de los materiales que se buscan perforar; presiones de trabajo; tipos de brocas, y otros elementos.

Existen básicamente dos tipos de herramientas para perforar; trépanos cortantes y triturantes; los primeros consisten en una broca provista de elementos aguzados, con filos de diversas formas y materiales, que ejercen sobre el material la acción de corte o en su defecto desgarre. Su aplicación es sólo posible en formaciones rocosas blandas semiconsolidadas. Tales como material de relleno fluvial, suelos y otros tipos. Los triturantes en cambio, están conformados por rodillos (tres) endentados, de forma cónica, que ruedan sobre el fondo del pozo que se está fabricando. Estos conos fractura la roca por un proceso de indentación y corte.

La aplicación adecuada de las herramientas y el adecuado uso de fluidos de perforación; además de un equipo apto para los fines requeridos y la completa comprensión y aplicación de técnicas de perforación permiten trabajar con seguridad en distintas condiciones.

La mayoría de nuestros equipos, también pueden ser operados bajo el método de perforación de roto percusión, DTH (del inglés Down the Hole) método que consiste en; mediante un compresor de aire, (de características adecuadas a cada aplicación), se suministra un gran caudal y presión de aire hacia la sarta de perforación; el aire en este caso tiene la función principal de accionar el martillo de fondo (herramienta de perforación), para lograr la percusión, principalmente en terreno duro, y al mismo tiempo realiza el barrido o limpieza del orificio, este método utiliza la rotación que la proporciona el equipo de perforación, de esta manera se puede perforar rápidamente y de forma segura en distintos tipos de terrenos.

Diseño y desarrollo WEB por Favian Ortega